samedi 18 avril 2015

Bello Abril


(estado actual: todo es belleza)




Canción para escuchar en un día de sol y de Abril tan lindo como hoy. Abril es una belleza!!! Es uno de mis meses preferidos, cuando -en teoría- realmente empieza a sentirse y verse el otoño. Cuando empieza a verse en la calle, en las hojitas amarillas por todos lados, en el sol suavecito. Cuando empieza a sentirse en el cuerpo y en el alma, en la comida, en las meriendas, en las sopas, en los años cumplidos y por cumplir. Yo mido el (mi)tiempo en otoños. Vivo la vida en otoños. Creo que pasan cosas lindas en el otoño. Bailo en el sol y juego con el viento. Me gusta tejer, y pasar por un kiosko de revistas y ver las de tejido es una perdición!!!! Por las dudas, salgo con poca plata a la calle... Leer en una plaza. Salir a sacar fotos. Caminar al sol (si es con un café en la mano, mejor).

El sábado recién empieza.

Feliz Abril (tarde pero seguro)!
Feliz fin de semana!







Fito Páez y L.A. Spinetta 

Bello abril

Dios santo qué bello abril
dios santo qué bello abril
dios santo qué bello abril sos vos
nos pasan tantas cosas en la vida
que si aparece el sol hay que dejarlo pasar
abril otra vez
para que no tengamos soledad
dios santo qué bello abril
dios santo qué bello abril
dios santo qué bello abril sos vos
y las violetas que coronan tu tristeza
y las guirnaldas de tu inmensa soledad
sos tan hermosa que jamás vas a dejar de brillar así
aquí o allá
sos parecida a los planetas que se mueven por ahí
que no podés parar ya nunca de girar
dios santo qué bello abril
dios santo qué bello abril
dios santo qué bello abril, qué bello abril, qué bello abril
para que no tengamos soledad
para que no tengamos nunca más soledad





samedi 11 avril 2015

Abuela otoñal

(estado actual: extrañándote)




Hoy cumpliría años mi Abuela. Mi Abuela fue como una mamá. Me cuidó como si fuera su propia hija desde que nací. Y desde antes de nacer, fue quien más me deseó; a veces, creo que incluso más que mis padres. Mi Abuela me bañaba, me cambiaba los pañales, jugaba conmigo, me hacía dos colitas o dos trencitas, me daba de comer, me llevaba a la plaza, me cosía botones saltados y ruedos rotos, me ayudaba a hacer la tarea, me cuidaba todo el día... Estaba. Fue la que siempre estuvo para mí. Siempre, especialmente, en los tiempos en que mis padres no podían estar para mí porque tenían cosas más importantes de las cuales ocuparse. Y no es una ironía: es la realidad que fue. Y que siguió siendo el resto de la vida.

Me acuerdo de uno de sus cumpleaños. Yo tendría unos 16 años. Salí del colegio y caminé las poquitas cuadras que había hasta su casa. Era un día soleado, brillante y fresco, bien de otoño después de los últimos días de calor. Me acuerdo que tenía un regalo para ella, pero no me acuerdo qué era. Me acuerdo que llegué a su casa y entré a los gritos cantándole el cumpleaños y celebrándola en su día. Corrí a abrazarla y me sentí feliz de tener a mi hermosa Abuela otoñal conmigo; las dos cumplimos en otoño y en abril. Y mi Abuel recibió mi festejo de mil amores y eso me hizo feliz. Almorzamos juntos mis abuelos, mi tía y yo. Creo que había torta de café, de esas que sólo ella sabía hacer bien y se llevó el secreto de cocina a la tumba. Hacía frío. Yo estaba convencida de que había sido un viernes, pero según el calendario fue martes. Ese día usaba el jumper del colegio y me moría de frío cada vez que el vientito soplaba y me arañaba las piernas.

Familia, comida rica, otoño y la juventud.
Lo tenía todo.

Era feliz y no lo sabía.

Hoy me acuerdo mucho de ese día aunque con recuerdos borrosos. Dos de las cosas que más recuerdo son el abrazo de mi Abuela y la brillantez de la luz de ese día. Tengo su voz grabada en un cassette, que quedó de una vez que me ayudó a hacer un trabajo práctico para la escuela, y que nunca quise borrar sabiendo que algún día mi abuela ya no iba a estar y su voz para mí era y es un tesoro. Hoy no me animé a escuchar esa grabación. Siempre me acuerdo de sus manos pálidas y arrugaditas; ni a ella ni a mí nos gustaba ni podíamos tomar sol: nosotras tomábamos sombra. Y tampoco nos gustaba el calor. Y amábamos el otoño, y levantarnos y sentir el fresquito en el cuerpo, recorriéndonos centímetro a centímetro. Que mi Abuela haya sido mi Abuela fue una bendición. Mi abuela no era perfecta pero sí lo era para mí. Y de no haber sido por ella, no se sé si hoy yo estaría viva. Llegué donde llegué gracias a su amor y sus cuidados. Me faltan fotos con ella: aunque haya unas cuantas siento que me faltan más. Me faltan sus abrazos, sus sopas a las 4 de la tarde, sus palabras y su gigantesco y purísimo amor. Toda ella me falta. Agradezco a la vida haberla conocido, haber sido su nieta. Que esa Abuela haya sido para mí y no para otra nieta. Haber sido en mi familia la nieta mayor y, por ende, la que más tiempo la disfrutó.

Hoy no pude llorar. A penas se me cayeron algunas lágrimas en el tren, en el colectivo, caminando por la calle. Casi no hablé en todo el día (y soy una cotorra: si no hablo, algo está pasando).

No sé dónde está si es que está en algún lugar, pero hoy la sentí cerca todo el día. En esas cosas chiquitas que no tienen mayor importancia, pero que -quizás- son las que nos dan la sensación de estar amparados en ese recuerdo y en ese amor infinito que nos hizo ser quienes somos. Como un continente. Como una piel que me cuida, me contiene y me acaricia, aunque ya no esté.







jeudi 9 avril 2015

9 de abril

(estado actual: Orquídea)





Podría recordarte de mil maneras, pero mejor así. Siempre me va a quedar algo de vos.
Gracias a la vida por haberte conocido.







Tengo una orquídea - Andrés Calamaro

Tengo una orquídea, 
dejemos que todo suceda de golpe, 
perdoname.
Ya sé que el amor es paciente y sabe esperar,
el mío es urgente, además transparente,
y no sabe engañar y no puede aprender
Tengo una orquídea y vos sos la flor más hermosa de todo el jardín
Tengo una orquídea y prefiero el olor de tu piel en mi piel
Voy a gastármelo todo comprándote flores,
y cuando no queden más es que voy a plantar una en tu propio jardín
Bonita, avísame, que tengo planes para los dos
Si alguna idea te siembra una duda no le hagas caso, 
ya te pedí perdón, si te puse presión o si te hago bien
Tengo una orquídea, 
y vos sos la flor más hermosa 
de todo el jardín





dimanche 29 mars 2015

El mar




(estado actual: recuerdos)



Hoy me levanté y fui directo a la cocina. El sol entraba por la ventana y tenía un brillo especial que se reflejaba en la mesada, rebotaba y me daba en los ojos casi recién abiertos. El sol estaba intenso. Sentí algo. Miré por la ventana y confirmé ese algo que sentí. Se me vinieron a la cabeza decenas de recuerdos de mi niñez y vacaciones en el mar. En la catarata de recuerdos pude reconocer que ese mismo brillo y luz del sol de hoy brillaban en la playa en los veranos de mi niñez. Tantos años atrás, el sol me iluminaba igual que hoy, a mí y a todo lo que tocaba. Siempre odié la playa y el mar (...) el verano siempre me resultó la época más aburrida y triste del año, y además detesto el calor (...).

Me acordé que a la playa iba siempre vestida con ropa común, zapatillas incluidas, y me quedaba abajo de la sombrilla protestando por el calor, el viento, la arena que se me pegaba en todos lados... Pero, también me acordé de las veces que íbamos con mi papá y mi hermano a caminar por la orilla, a perseguir las olas, o a escaparnos de ellas, o a jugar a "pisarlas". Me acordé que me impresionaban los caracoles pero también me llamaban la atención; mi mamá no me dejaba juntarlos porque decía que era mala suerte. Si por casualidad los pisaba descalza caminando, me dolía tanto que hacía un escándalo desmedido. Me acordé que en Gesell, antes de ir a la playa, pasábamos por una librería oscura y viejita que tenía libros y revistas viejos y usados. Generalmente compraba historietas (la mayoría de personajes desconocidos o, incluso, revistas extranjeras). Me acuerdo cuánto me llamaba la atención que un lugar al que le daba de lleno la luz del sol de la mañana fuese tan oscuro y, aparentemente, húmedo; no lo entendía. También la recuerdo (a la librería) enorme. Pero ya no sé si algo de todo esto era realmente era así. Y también me acuerdo del castillo inflable, y del "parque de diversiones" o similar, también con forma de castillo medieval, si mal no recuerdo. Siempre quería ir y siempre me decían que no, hasta que un día fuimos. Me acuerdo muy poco; creo que había una suerte de puente sobre el agua, o algo así, y eso me había llamado muchísimo la atención. Algo de todo eso me producía fascinación. Los lugares donde hay concentración de agua siempre me parecieron fascinantes: fuentes, piletas, lagos y lagunas, mares y océanos. Pero sólo para mirarlos de lejos (...) Pero me encanta bañarme, el agua me calma. No sé nadar. Las fuentes me encantan pero no sé si me animaría a tocar el agua. (...)

También me acordé de los veranos de mi adolescencia en Mar de Ajó. Odiaba Mar de Ajó, me parecía chico, aburrido y "de viejos"-- no había (cerca) otros adolescentes. Me acuerdo de unas casitas muy lindas donde nos quedamos una vez, que parecían sacadas de un pueblito alemán. Las fotos que saqué ahí me sirvieron para presentarlas en el colegio, en la materia Fotografía. Ahí (...) me animaba a quedarme sola en la casa y zafaba de la playa. (...) lo que más hacía era escribir: escribía cuentos, poesías y cartas de amor jamás enviadas a mi amor. Escribía cartas para mis amigas. Y, como no teníamos celulares, poder ir al locutorio, llamar a mi amiga Mk y preguntarle qué había pasado en Dawson's Creek era lo mejor de las vacaciones. Pero lo mejor de todo era la vuelta: pasar a comprar alfajores y a la ruta. Con cada kilómetro que avanzábamos, la felicidad se sentía un poquito más cerca.

Mar de Ajó fue el último verano en la playa.

Después, vinieron años sin vacaciones: problemas familiares, económicos, un abuelo enfermo, una abuela enferma, este verano mejor cambiamos los muebles, o arreglamos baño y cocina, papá se quedó sin trabajo, o algo. Y, después de todos esos años (...) Yo quería vacaciones de mi familia (...). sólo iba a visitar a mi Abuelo. Años después, mi Abuelo murió (...) empecé a salir con (...). Y volvía temprano.

Me puse a ver fotos viejas de mis veranos en el mar y encontré tesoros olvidados. Y también me ahogué en un mar de nostalgia.

Me doy cuenta de cuánto extraño esos veranos y todas sus cosas. También me doy cuenta de que, aunque no me guste, extraño el mar. Y el olor del agua salada, y la playa, y los caracoles, y hasta la arena. Extraño el sol, las caminatas por la orilla, escaparme o perseguir o pisar las olas. Comprar revistas viejas. Extrañar mi casa. Llamar desde un locutorio a mi amiga para que me cuente qué pasó en la serie. Y jugar en el castillo medieval.

PD: googleé y me parece que el famoso castillo medieval es Juguelandia, ¿puede ser?


Y esto, que ya lo publiqué pero me parece tan hermoso que lo publico de vuelta:

Mar eterno

Digamos que no tiene comienzo el mar

Empieza donde lo hallas por vez primera
y te sale al encuentro por todas partes

José Emilio Pacheco





Escrito en Febrero 2015, 
en el medio de una luz especial y un mar de nostalgia.





mardi 24 mars 2015

Julio en marzo

(estado actual: desencuentros, as usual.
todo eso que no te voy a poder 
decir 
nunca)






El encuentro

Mientras ellos hablaban todo el tiempo de la nueva moral
ella me exploraba con sus ojos.
y cuando me levanté para marcharme
sus dedos fueron como el tejido
de una servilleta japonesa de papel.





Foto: http://www.antena3.com/noticias/mundo/invento-permite-que-japonesas-pierdan-verguenza-comer-grandes-hamburguesas_2013111200559.html

samedi 21 mars 2015

Equinoccio


(estado actual: otoño!!!! <3)




Bienvenido bienvenido amoooorrrrrr!!!!!!!! Somos otoño y eso me alcanza para ser feliz!!!! Salir a caminar al sol con un cafecito en la mano, tejer y bordar, la ropa de frío, sopa y más sopa, ¡toda la comida del otoño/invierno! Que amanezca tarde y oscurezca temprano, la luz tan suave y tan linda, el sol que no me hace pelota y no terminar hecha una montaña de polvo. El frío que me llena de energía y tener ganas ¡para todo! Las mantas abrigaditas y tirarse a leer o ver una película en la cama o el sillón. Los zapatos elegantes del invierno y las botas... ay, las botaaasss!!! Mis bufandas tejidas a mano. Las revistas de tejido. Ir a la lanería y sentirme como una nena en una juguetería. Los abrigos. La lluvia de otoño. Mirar las gotitas cayendo por la ventana y por la puerta del balcón. Horas al aire libre sacando fotos. Pintar y dibujar también es distinto. Las hojitas amarillas en los árboles y el contraste con el color del tronco. Las alfombras callejeras de hojitas amarillas. Estudiar: pocas cosas son tan ñoñas y lindas como pasarme horas en el escritorio o en una biblioteca estudiando, leyendo, escribiendo (ya tengo asumido que soy una rata de biblioteca y a esta altura de mi vida lo re disfruto!). Llegar helada de la calle y prepararme algo calentito. Pegar el culo a la estufa. El helado es más rico cuando hace frío. Las meriendas con amigas son de todo el año, pero en el otoño tienen un je-ne-sais-quoi -un no sé qué- que las hace distintas al resto del año. Los sonidos son distintos, la música suena diferente. La comida tiene un gusto diferente. Despertase y sentir el fresquito, levantarse y cruzar los brazos mientras los frotamos y brrrr qué frío!!! Ir a la cocina y preparar café, y ese oloricto a café recién hecho... mmmm... es incomparable. Y seguramente hay más cosas pero me las estoy olvidando...

Siempre espero esta época del año, la espero todo el año. Llega el otoño y yo siento que se renueva la vida. Vuelve el frío y para mí, que soy débil para soportar el calor, es como volver a nacer, volver a vivir.


Todo, absolutamente todo, con frío es mejor. :o)




(y otro día escribo sobre mi ausencia, "el buen chico", Alguien, Ella, el trabajo, Julio en marzo, mi amiga viajera y otras yerbas).


mardi 10 février 2015

Zombie

(estado actual: zzzzz...)




hace días que 
NO 
puedo 
dormir.



si sigo así me voy a terminar muriendo. de sueño o de agotamiento, o de cualquier otra cosa, pero muriendo al fin.



keywords asociadas:

- sueño
- ojeras por el piso
- no sé si soy una vampiresa o la doble de Fernández Meijide
- exhausta
- mi cuerpo no da más
- mi cabeza tampoco
- zombie-like
- ansiosa/ansiedad
- nerviosa/nervios
- calor de mierda
- verano de mierda, no te aguanto más
- trabajo de mierda
- envío de CV
- esperanzas al tacho
- necesito vacaciones
- desaparecer un ratito del mundo
- miedo
- necesito estabilidad
- necesito tranquilidad
- necesito algo que me haga dormir




mardi 3 février 2015

Febrero

(estado actual: hopes & fears)



No sé exactamente por qué pero febrero es un mes que me gusta mucho. Incluso me encantaba cuando estaba en la Secundaria y tenía que rendir el listado de materias que me había llevado! jajaja (sí: yo soy de las que siempre estuvo ahí de repetir el año). Y también en la Facultad cuando, a regañadientes, me presentaba a UNA (mísera) mesa de examen. Una era demasiado y más que suficiente para mí :o)

Si tuviera que hacer una "lista de motivos por los cuales me gusta febrero", pondría:

- La sensación de que "se reactiva la vida": no sé si es realmente así, creo que esto es más bien subjetivo. Esto de volver a contactarme con gente que durante el verano no veo, retomar proyectos pendientes, cerrar cosas que a fin del año anterior quedaron abiertas por agotamiento y "bueno, después lo termino..." y en enero ni ganas... jaja! Incluso, la posibilidad de cambiar de trabajo se siente más fuerte y viable y posible ahora (al menos, para los que trabajamos con chicos, la vuelta al cole pareciera un momento crucial). Incluso ver más gente por la calle, en el colectivo, el tren y el subte, haciendo compras, etc.; no me gustan los lugares que explotan de gente, pero no puedo evitar sentir esta sensación de que "se reactiva" todo, y que me guste.
Prefiero el frío del invierno aunque me queje de no tener tiempo, que el calor del verano con tiempo de sobra pero que no puedo aprovechar porque el calor me mata.

- Aprendizajes: asumo que soy -como me dijo una vez un compañero de la Facultad- una ñoña: me encanta estudiar siempre y cuando estudie algo que me guste (porque si me obligan a estudiar Física Cuántica te tiro los libros por la cabeza). ¡¡Ñoña y me la banco!! jajaj Esto de buscar Cursos, Jornadas, Charlas, Actividades, Posgrados, libros nuevos. Hablar con mis Amigas-Colegas y ver si compartimos el interés en algún Curso, y anotarnos juntas. La indescriptible, poderosa y maravillosa sensación de aprender algo que me guste, ir a la cursada, comprar (más) libros...

- El clima: febrero es un mes lluvioso o, al menos, así lo percibo. Me da la sensación de que hay más días de lluvia. Los días son más cortos y las noches empiezan a alargarse. Las noches de verano con un calor "normal" son hermosas.  También, la temperatura parece bajar bastante comparada con enero y eso, para mí -que soy una debilucha y el calor me destruye- es una gran noticia. ¡¡¡Poder volver a salir a caminar y no morirme en el intento!!! Hacia mediados-final de febrero, en Buenos Aires algunos días se ponen lluviosos y fresquitos, y eso es taaaannn otoñal que lo mínimo que puedo hacer es salir a caminar abajo de la lluvia escuchando música, y tomarme un café por ahí... :o)

- El otoño está cada vez más cerrrrcaaa!!! Y eso ya es un motivo en sí mismo!!!

- Reencuentros: entre amigas y familia, cada uno se toma sus vacaciones cuando puede. Eso lleva a que sea difícil coincidir para vernos. Enero, en este sentido, es un mes bastante "desencontrado". Que vuelva la posibilidad de juntarnos todas/os es un motivo en sí mismo. Este febrero también va a ser muy particular porque una de mis amigas se va a vivir al exterior. Ella dice que va a volver, pero lo dudo... y aunque la apoyo porque es lo que siempre quiso, no puedo evitar sentir esa penita que da la distancia.

- Liquidaciones: y sí, acá está mi parte más superficial... ya desde enero pero todavía más en febrero hay liquidaciones, descuentos y rebajas de todo tipo. No todas son reales, pero... ya tengo en vista un par de zapatos ¡¡divinos!! y unos vestidos ¡¡hermosísimos!! Y los vestis van perfectos con los zapatos... :oP Y tengo vistas más cosas... me parece que lo único que voy a liquidar va a ser mi sueldo...

- Limpieza: generalizada y a fondo. Sacamos lo que no sirva y hacemos espacio para lo que llegue.

- Esperanza: febrero es un mes que me da sensación de esperanza. En enero está todo muerto, la mayoría de la gente está de vacaciones. Hacer trámites, mandar un CV y esperar respuesta, estudiar algo, son cosas que se complican. Al menos, así me parece a mí. En febrero se reactivan posibilidades y eso me reactiva la esperanza. Es esa sensación tan linda de que el año está nuevito y reluciente, y tengo todo el año por delante para hacer realidad lo que quiero.

- Cambios: si todo me sale bien, este febrero van a cambiar -con calidad y cualidad de definitivo- algunas cosas en mi vida.



Con tanta esperanza y deseos también viene el lógico miedo a que se me venga todo abajo, y no poder nada de todo eso que quiero. Por ahora, me dejo sentir este bienestar después de un largo tiempo tormentoso. Cruzo los dedos. Y me preparo para que venga algo bueno.





mardi 27 janvier 2015

L(c)laves


(estado actual: Français < > Español)



Hace días que me vengo encontrando con llaves por todos lados. Voy por la calle y veo gente con llaves en las manos, en el dibujo de una remera, abriendo y cerrando puertas, colgando de una cartera o monedero, una de mis amigas tenía un colgante con forma de llave la última vez que la vi. Incluso, compré mi agenda 2015 y elegí la "menos peor" de un pilón que estaban en oferta en una librería por la que pasé de causalidad. Y, después, me di cuenta: en la tapa y contratapa tiene... sí, llaves. Curiosamente, nunca en mi vida perdí mis llaves. Siempre fui muy cuidadosa.

Por estos días también me daba vueltas en la cabeza la sílaba "cle". El sinsentido se hizo humo cuando empecé a asociar (¡gracias Sigmund! ¡Merci langue Française!): "cle"... que en français se escribe "clé"... que en français puede ser "clé" o "clef"... que en español quiere decir... sí: llave. Y, además de llave, en francés, clé o clef quiere decir... seeeeee: clave. Y con lo que me gustan los juegos de palabras (y con lo infantil que soy) no puedo evitar ponerme a jugar: clé... clef... llave... clave...

l(c)lave 
c(l)lave
impresionante unión de palabras.

¿Qué clave se abre con una llave?
¿O qué llave se abre con una clave?
¿Cuál es la llave?
¿Cuál es la clave?

Desde antes que empezara el verano sentía una tristeza honda que no podía explicar. Tenía en la cabeza la canción Summertime sadness de Lana del Rey, artista que casi no conozco. Al principio no entendía bien por qué y con el tiempo fui encontrando la L(c)lave... este duelo por Alguien y todo lo que creo que desde siempre supe que no iba a poder ser. Esa, es una de las claves-llaves.

El temita laboral/profesional, la insatisfacción, la falta de recursos. Y de respuestas, también. Las esperanzas que su fueron al tacho. El deseo de ser exitosa en lo mío y la realidad: ver cómo cada vez me va peor. Encontrar la L(c)lave para llegar adonde quiero; buscarla y no encontrarla todavía. Otra clave-llave.

Toda esta montaña rusa que fue el año pasado para mí. ¡Cuántas L(c)laves nuevas tuve entre mis manos! Otra (clave-llave) más.

Todo lo nuevo que sé que viene este año. Una clave-llave más...

¿Cuál es la llave?
¿Cuál es la clave?

¿Qué quiero cerrar?

¿Qué quiero abrir?



(la tristeza que me da el verano... quizás este sea uno de los motivos por los cuales detesto el verano)





"Summertime sadness" - Lana del Rey

Kiss me hard before you go
Summertime sadness
I just wanted you to know
That, baby, you're the best


I got my red dress on tonight
Dancing in the dark in the pale moonlight
Done my hair up real big beauty queen style
High heels off, I'm feeling alive

Oh, my God, I feel it in the air
Telephone wires above are sizzling like a snare
Honey, I'm on fire, I feel it everywhere
Nothing scares me anymore


(1, 2, 3, 4)

Kiss me hard before you go
Summertime sadness
I just wanted you to know
That, baby, you're the best

I got that summertime, summertime sadness
S-s-summertime, summertime sadness
Got that summertime, summertime sadness
Oh, oh, oh, oh, oh

I'm feelin' electric tonight
Cruising down the coast goin' 'bout 99
Got my bad baby by my heavenly side
I know if I go, I'll die happy tonight

Oh, my God, I feel it in the air
Telephone wires above are sizzling like a snare
Honey, I'm on fire, I feel it everywhere
Nothing scares me anymore

(1, 2, 3, 4)

Kiss me hard before you go
Summertime sadness
I just wanted you to know
That, baby, you're the best

I got that summertime, summertime sadness
S-s-summertime, summertime sadness
Got that summertime, summertime sadness
Oh, oh, oh, oh, oh

Think I'll miss you forever
Like the stars miss the sun in the morning sky
Later's better than never

Even if you're gone I'm gonna drive (drive, drive)

I got that summertime, summertime sadness
S-s-summertime, summertime sadness
Got that summertime, summertime sadness
Oh, oh, oh, oh, oh

Kiss me hard before you go
Summertime sadness
I just wanted you to know
That, baby, you're the best

I got that summertime, summertime sadness
S-s-summertime, summertime sadness
Got that summertime, summertime sadness
Oh, oh, oh, oh, oh




mardi 20 janvier 2015

Una cebra que camina...

(estado actual: keep walking)




Si alguien me preguntara cómo estuve estos días, respondería que estuve como una cebra: rayada.

Una de las mejores terapias que encuentro desde hace años es salir a caminar. Me llena el cuerpo de oxígeno, y también me airea los pensamientos. Me saca la ira, me ayuda a descargar. Me aliviana el cuerpo (y el alma, si es que tengo... ja!). Así que: libro en la mochila, música, zapatillas y allez! Me caminé:
mis angustias;
el síndrome pre-menstrual y el dolor de ovarios de estos días;
la gente con doble cara y las trastadas que me hacen;
la ansiedad;
un trabajo de mierda al que voy a renunciar pero el tiempo no se me pasa más;
un compañero de trabajo hijo de puta que dijo de mí cosas que no eran y casi me quedo sin trabajo por su culpa (tiró la bomba y después se fue... linda gente, no? Futuro Psicólogo...);
una entrevista laboral que me suspendieron dos veces con las excusas más ridículas del mundo, de un trabajo que quería que me saliera, del cual prometieron volver a llamar y -por supuesto- no lo hicieron (para qué llaman si no me quieren entrevistar realmente???!!!!!!)
la falta de recursos económicos;
los deseos frustrados;
las frustraciones varias;
la gente que extraño y me hace mucha falta;
las noticias de Alguien y su mundo...

"las noticias de Alguien y su mundo..."... probablemente, lo que más me sorprendió y me afectó.

Seamos sinceras: "año nuevo, vida nueva", conmigo, las pelotas. Porque sigo dando vueltas alrededor de lo mismo. Porque tengo cosas pendientes que quiero terminar y no sé cómo.

A veces, creo que tendría que nacer de nuevo.