lundi 22 août 2011

Principio de Reversibilidad

(¿Principio, o final?)





-Lo que le quiero preguntar es ¿Por qué no tiene novio?

No sé, es que el tipo de tipo que se enamora de mí, es el típico tipo que a mí no me gusta, y el típico tipo que a mí me gusta, es el típico tipo que nunca se enamoraría de mi. ¿Ve? lo primero que yo hago cuando salgo con alguien es enumerarle todas las razones por las cuales seguramente me va a dejar. Prefiero el fracaso prematuro, decepcionar de antemano, me ahorro tiempo y reproches.

-A ver, tengamos nuestra primera cita, dése con un palo, decepcióneme a lo grande y no sea tímida.

-¿Quiere que le dé los motivos para no enamorarse de mí?

-¿Por qué no?

No soy perfecta.

-Eso ya me inspira bastante confianza.

Tengo cierto sentido trágico de la existencia, que siempre me hace pensar lo peor de todo ante cualquier situación.

-A ver, si usted tuviese que ponerse un puntaje entre uno y diez ¿Cuál se pondría?

¿Un seis?

-¿Usted nunca pensó que los motivos para espantar a los hombres también podrían llegar a ser las razones para que se enamoren de usted? Todas las ideas son reversibles, piénselas al revés, délas vuelta.




Tomado de Motivos para no enamorarse, Jorge Marrale y Celeste Cid, Argentina, 2008.
Si a alguien le interesa, les dejo el link de youtube (parte 1, al terminar aparecen las demás partes): http://www.youtube.com/watch?v=qGnwt5aHTcE




¿Qué pasaría si eso que uno cree desamor, en realidad, fuera amor? ¿Y qué pasaría si eso que creemos amor, es desamor? ¿Razón o sinrazón? ¿Evolución o involución? 
¿Nos queremos enamorar, o no nos queremos enamorar?
¿Tenemos, o no tenemos motivos para no enamorarnos?
¿Nos decimos la verdad, o nos mentimos a nosotros mismos?
Siempre estoy equivocada. Por eso me encanta que las cosas me dejen pensando.

2 commentaires:

Espérame en Siberia a dit…

¡Jo! Ha sido un tema de lo más interesante. Incluso me quedo algunas frases porque se me grabaron en el corazón.
¿Nos queremos enamorar de verdad? ¡UFFFFFF!

Mucha luz, encanto :D

Automne a dit…

Cuántas veces las personas van por la vida, supuestamente, buscando el amor cuando -en realidad- ni siquiera saben si realmente quieren enamorarse. Hay gente que cree que uno no decide enamorarse, simplemente pasa. Yo disiento: creo que uno sí elige enamorarse. Hay un tiempo y un lugar y una posibilidad para todo...
Enormes besos para vos, Siberiana! Gracias por pasar y comentar! Me alegra que te haya interesado. Hace poquito vi la película y me dejó pensando. Te la recomiendo, quizás también a vos te ponga a mover las ideas, pensarlas, darlas vuelta... :o)